Historia de El Casco

1920

Fundación de la empresa

Constituida el 7 de Septiembre de 1920 en Eibar (Guipuzcoa) ante el notario de Eibar D. Alejandro Astaburaga Eraña.

Dos empleados de la empresa Orbea S.R.C. fabricante en aquellos tiempos de armas de fuego (posteriormente de bicicletas y ciclomotores), consideraron que con los conocimientos que poseían podían emprender la aventura de crear una empresa nueva dedicada a la fabricación de revólveres de gran calidad.

Las dos personas en cuestión eran D. Juan Solozabal Mendive y D. Juan Olave Bilbao. Fundaron la empresa Olave, Solozaval SRC.

1920 - 1929

Fabricación de armas y crisis del 29

Los primeros productos fueron revólveres que se fabricaron bajo tres marcas diferentes: El Casco, Duque y Tejón. La gama era muy amplia, calibres 38 y 32 con caños de 2 ½, 3 ¼, 4 ½, 4 ¼, 5 y 6 pulgadas.

Documentos y publicidad de la época atestiguaban que la calidad del producto era "extra".

La maquinaria que se requería para la fabricación y control de las piezas era muy diversa (taladros, barrenos, tornos, fresadoras, prensas, escariadoras, copiadoras, pulidoras y baños galvánicos) por lo que los conocimientos y habilidades que exigía este tipo de fabricación debían de ser muy amplios.

1932

PRIMEROS OBJETOS DE ESCRITORIO

Los primeros objetos de escritorio fabricados fueron la grapadora modelo M-5 y un numerador automático modelo M-500 que conquistaron con rapidez el mercado doméstico equipando muchas oficinas públicas y privadas por todo el territorio español.

Tras el éxito de estos productos se concibieron nuevos modelos como afilalápices, pesacartas, taladradoras etc. que contribuyeron aún más a una rápida expansión del negocio, siempre manteniendo como premisa fundamental la fiabilidad mecánica de sus productos. De hecho sus técnicos en el desarrollo de las grapadoras consideraban que "una grapa debería de desfilar por la grapadora con la misma precisión que una bala por el cañon de un revólver".

1936

LA GUERRA CIVIL

En 1936 comenzó la Guerra Civil Española, la ubicación de la empresa en pleno centro del País Vasco y la consideración de Eibar como un núcleo urbano en el que se producían muchas armas provocó el que la alemana Legión Cóndor bombardeara la localidad destruyendo la empresa en su totalidad.

1940

NUEVA FÁBRICA

En 1940, una vez terminada la contienda, los fundadores de la empresa retomaron el proyecto y construyeron una nueva fábrica sita en Eibar en la calle Blas Echebarria, 3, con muchas dificultades, pero en un breve espacio de tiempo fueron capaces de reeditar la gama de productos y de nuevo conseguir ser líderes en el mercado nacional hasta bien entrados los años 70. Sus productos se convirtieron en auténticos iconos en las oficinas de toda España.

1980 - Actualidad

La crisis del petróleo de finales de los 70, la apertura de mercados y el fin del proteccionismo obligaron de nuevo a reorientar  el negocio hacia nuevos desafíos, había que combatir las incesantes importaciones con una nueva estrategia que propiciara la exportación, para ello durante los años 80 y 90 se actuó sobre dos tendencias:  la primera la contratación del diseñador chileno Guillermo Capdevila para que trabajara sobre un concepto de material de oficina de altas prestaciones y bajo coste utilizando como base de fabricación la utilización del plástico ABS.

Por otra parte la generación de  una nueva gama de productos de altísima calidad con nuevos acabados como el oro de 23,4 kt para abordar el segmento de la papelería y el artículo de regalo de alta gama. Para ello se mejoraron los procesos productivos con líneas de galvanotécnia automatizadas que garantizaban acabados similares a los obtenidos en joyería.

En la actualidad los productos de El Casco son comercializados en más de cuarenta países estando presentes en las mejores papelerías, tiendas de escritura de alta gama y distribuidores de artículos de lujo de todo el mundo. Mandatarios y profesionales de primer nivel en incontables países disfrutan de nuestros artículos en sus despachos ofreciéndoles practicidad y un toque de elegancia.

A finales de 2010 la empresa ha trasladado sus instalaciones a una moderna planta productiva sita en Elgeta (Pais Vasco – España) en la que se han optimizado los procesos lo que redundará en mejorar aún más sus productos  conservando su legendaria fiabilidad mecánica y estética. La fabricación se sigue realizando en su integridad en España.