Grapadoras El Casco

Descubra las magníficas grapadoras El Casco, el máximo exponente de los valores que representan a la empresa: Tradición, Calidad, Diseño y Artesanía. Quienes las diseñaron siguieron la máxima de: "una grapa debería de desfilar por la grapadora con la misma precisión que una bala por el cañón de un revólver".

Grapadora de Tenaza

Grapadoras de Tenaza

Las grapadoras de mano para oficina de El Casco comparten calidad y precisión con sus hermanas de sobremesa, con un diseño de tenaza que las hace más ergonómicas.

Grapadora de Sobremesa

Grapadoras de Sobremesa

Grapadoras que mantienen intacta su esencia desde aquel primer diseño de los años 30, al que bautizaron como Cosepapeles a base de grapilla preformada. Grapadoras con historia que generan historias.

Boceto de Grapadora M15

El legado de las grapadoras El Casco comenzó en la década de 1930 con la fabricación de un modelo que sigue comercializándose hoy en día, la referencia M-5.

Su aclamado diseño atemporal es la base de la gama de grapadoras de escritorio que El Casco fabrica, y es un símbolo de sofisticación aún vigente. Su figura inconfundible ha sido, es, y será una constante en escritorios de oficinas y despachos en todo el mundo.

Fabricadas en acero, estas grapadoras han destacado siempre por su fiabilidad mecánica y durabilidad. Incorporan un tornillo antiatasco y un yunque giratorio que hace posible realizar tres tipos de cosido o grapado.

Los magníficos acabados espejo con combinaciones en cromo y oro de 23K se consiguen tras un exhaustivo proceso de pulido a mano del metal hasta en seis ocasiones. El brillo conseguido refleja las historias que en torno a ellas se viven y pasan de una generación a la siguiente.

Grapadora M15

Nos enorgullece ver que en la cultura del usar y tirar aún tienen cabida los productos hechos para durar, aunque nada es eterno, y por ello su característico ensamblaje permite desmontarlas en su totalidad y sustituir fácilmente cualquiera de sus piezas, a excepción de aquellas que forman su estructura básica.

Propietarios de grapadoras El Casco recibidas de sus padres, abuelos o en su vida laboral nos solicitan piezas para poder repararlas y seguir utilizándolas como el primer día.

Las historias que nos transmiten nos inspiran para seguir trabajando y ojalá, algún día, sacar a la luz algunas de ellas y compartirlas con nuestros clientes y seguidores.